En busca de una nueva definición para la inteligencia de las máquinas

Los sistemas de control y gestión automatizados, los robots y los vehículos autónomos que convivan con nosotros van a tener, en mayor o menor medida, sistemas que utilicen la inteligencia artificial.

Pero, por otra parte, el concepto de inteligencia artificial está siendo utilizado de forma abusiva o, dicho de otra forma, hay una inflación del término que perjudica su concreción.

La cuestión todavía está en las primeras fases de discusión, pero, para muchos, la inteligencia artificial es un producto de mercadotecnia y las máquinas solamente tienen una inteligencia aparente que les proporcionan los seres humanos. La verdadera inteligencia sería la de las personas que diseñan los sistemas.

El problema es definir la inteligencia artificial y describir los métodos para medirla. El objetivo es desarrollar pruebas normalizadas para evaluar las decisiones que toman los sistemas frente a situaciones inesperadas o a cambios en el entorno.

Más allá de la inteligencia humana

Quizá el concepto habitual de inteligencia no sea la herramienta más útil en el caso de las máquinas y convenga introducir un nuevo concepto para aludir a su capacidad de tomar las decisiones más adecuadas en entornos cambiantes. Esta idea tiene poca relación con los test de inteligencia humana, pero se podría utilizar en todos los seres vivos y también en los sistemas informáticos.

Cualquier persona que conviva con perros y gatos percibe cierta inteligencia, aunque no sepa como describirla con precisión. Muchos animales tienen esa cualidad. Por supuesto, nuestros primos los homínidos (chimpancés, bonobos, orangutanes), pero también otros mamíferos como los delfines o los cerdos; aves como los loros y los cuervos e, incluso, invertebrados como los pulpos.

Sin embargo, el problema se complica cuando analizamos el comportamiento de seres vivos más sencillos (como los insectos sociales: hormigas, abejas, etc). Al analizar su comportamiento como especie, se percibe que el grado de complejidad de las respuestas refleja ciertos niveles de inteligencia colectiva.

Leer más

Fuente: Nobbot

Sé el primero en comentar en «En busca de una nueva definición para la inteligencia de las máquinas»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*