La seguridad industrial empieza por ver lo que hay enganchado a la red

Los entornos OT, tradicionalmente aislados, se abren a Internet y sus peligros con la digitalización. Varios expertos hablan del negocio que se presenta al sector de la ciberseguridad en el sector secundario nacional.

La crisis económica y la deslocalización de los últimos años han supuesto duros varapalos para el tejido industrial español. A pesar de todo, hay 200.000 empresas en este país que emplean a unos dos millones de personas y que suponen el 16% del PIB. El problema es que la inmensa mayoría tiene sus sistemas fabriles desprotegidos. Las redes de datos que gestionan fábricas y centros de producción han vivido de espaldas al mundo, pero la digitalización, la proliferación de sensores y la llegada de la denominada industria 4.0 están abriendo a Internet estos cotos tradicionalmente cerrados, y por ahí llegan las complicaciones. La llegada de 5G acelerará aún más este proceso.

A día de hoy ya no existen sistemas industriales aislados que no se conecten, por ejemplo, con el ERP o con el proveedor de un controlador PLC para su mantenimiento, o que no permitan conectar en planta un USB que alguien trae del exterior. Esta ola digitalizadora está exponiendo a las compañías industriales de siempre a los peligros de la ciberdelincuencia que vive cualquier empresa del sector servicios. Es una tendencia irreversible porque las firmas industriales quieren (o tienen que) jugar en la economía del big data, optimizando su productividad a base de recoger datos de sus plantas para explotarlos y obtener beneficios.

Leer más

Fuente: Channel Partner

Be the first to comment on "La seguridad industrial empieza por ver lo que hay enganchado a la red"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*