Inteligencia Artificial, el aliado de los médicos

Inteligencia artificial
Inteligencia artificial

Ninguna industria escapa a la influencia de las tendencias 4.0 y, como ya os hemos comentado en otras ocasiones, la medicina es uno de los campos más avanzados en su incorporación, que está ahora avanzando con la Inteligencia Artificial. La importancia de este ámbito ha hecho que la aplicación de innovaciones haya sido inmediata a lo largo de su historia, ya que ¿qué hay más importante que la salud?

Seis pilares de la Cuarta Revolución Industrial en automoción

De la medicina innovadora de la actualidad, os podemos hablar de muchas cosas, como por ejemplo  de la impresión 3D, la realidad virtual o la nanotecnología.  Pero hoy venimos a tratar un tema en concreto, la inteligencia artificial en el campo de la salud.

¿Cómo está evolucionando la Inteligencia Artificial?

La inteligencia artificial (IA), ciencia que genera programas informáticos que ejercen operaciones similares a las que realiza la mente humana, está desarrollándose rápidamente en el mundo de la medicina. Según un estudio de la consultora Frost and Sullivan este negocio moverá para 2020 aproximadamente 5.900 millones de euros en el mundo frente a los 567 millones de euros registrados en 2014.

Actualmente, el desarrollo de la IA en este campo está enfocado principalmente a la elaboración de diagnósticos, seguimiento de patologías y automatización de algunos procesos. Para que los robots puedan cumplir con este rol de una forma similar, o incluso mejor, a la que lo hacen los seres humanos, es necesario crear algoritmos en  base a una recopilación de información suficiente. Es necesario ir más allá del Big Data y combinar bases de datos con otro tipo de información como estudios o textos de lenguaje natural. Según Ignacio Hernández Medrano, neurólogo en el Hospital Ramón y Cajal (Madrid), “empezamos a tener un registro histórico de historiales, pruebas de imagen, resultados de laboratorio, etc. Con el que es posible desarrollar logaritmos predictivos, lo que supone el aterrizaje de la IA en nuestro ámbito”.

Esta capacidad de aprendizaje y diagnóstico de los sistemas de IA ya está ocurriendo en la actualidad. Este es el caso de sistemas de análisis de retina que permiten la detección de retinopatía diabética con la habilidad de un oftalmólogo.  Esto ha sido posible gracias un grupo de médicos e informáticos de Estados Unidos y la India desde la Visión Computarizada e Investigación en Salud de Google, que con el análisis de series de imágenes crearon un algoritmo que da resultados iguales o superiores a los profesionales humanos.

Apple y más empresas ya apuestan por la IA en sus productos

Otras empresas como Apple se han unido a la ola de la inteligencia tecnológica en la sanidad con productos como los smartwatches que pueden analizar los latidos de las personas gracias a sus sensores integrados, obteniendo datos de primera mano que para desarrollar algoritmos que permiten predecir enfermedades cardíacas, e identificar la progresión de otras enfermedades como el parkinson.

Por otro lado, científicos de Harvard y la Universidad de Vermont han desarrollado un programa de aprendizaje que permite identificar casos de depresión a través del análisis de los perfiles de Instagram de las personas. Según Mónica Jessica Ribeiro de la Universidad de Florida “estos sistemas pueden diagnosticar en la actualidad casos con un 80% a 90% de precisión y anticiparse ante posibles suicidios futuros”.

Pero esta revolución sanitaria marcada de por la IA no se deteniene en el diagnóstico. Estos sistemas se convertirán muy determinantes con el tiempo en casos como las terapias físicas y la rehabilitación. Y aunque, como en lo anterior, aún queden muchas lagunas por cubrir, ya existen experiencias de robots autónomos operando intestinos de cerdo al mismo nivel que los cirujanos.

Entrevista Borja Martínez, CEO de Carbures

Por último, respecto a la existente preocupación sobre posibilidad de que estos sistemas de IA acaben sustituyendo a los profesionales del sector sanitario, expertos en la materia afirman  que no se tratará ni mucho menos de una sustitución, sino más bien de una convivencia. En este equilibrio se busca que los sistemas lleguen donde el humano no puede y ayuden a reducir al mínimo el nivel de error. Y, por último, cerramos el post de hoy  con esta declaración de Alfredo Vellido, del Departamento de Ciencias  de la Computación de la Universidad Politécnica de Cataluña, que nos parece que refleja muy bien la situación y necesidad actual de este sector: “no es cuestión de plantearse si las máquinas acabarán sustituyendo a los radiólogos, porque no será así, sino plantearse cómo se hará para que los médicos y la inteligencia artificial colaboren eficazmente en muchos ámbitos”. Ingeniería y ciencia aplicada a la eficiencia en diagnósticos de salud ¿por qué no ponernos en sus manos?

Sé el primero en comentar en «Inteligencia Artificial, el aliado de los médicos»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*