La industria 4.0 y el blockchain

 

ÓSCAR LAGE, responsable de Ciberseguridad en Tecnalia, Óscar participa habitualmente en grupos de opinión, estandarización y asesoramiento en ciberseguridad y blockchain entre los que destacan ECSO, CCI, Hyperledger y Enterprise Ethereum Alliance.

Oscar es coautor de varios libros, colaborador habitual en medios de comunicación generalistas (TV, radio, prensa), promotor de varias startups relacionadas con la ciberseguridad, colaborador habitual de varias aceleradoras y profesor de diferentes universidades y escuelas de negocio.

I&M: ¿Cree que están las empresas y autónomos lo suficientemente concienciados sobre la necesidad de proteger sus empresas de ciber ataques? Los expertos aseguran que aún hay mucho desconocimiento frente a los riesgos que conforman los ataques a través de la red.

O.L.–  Efectivamente, la falta de concienciación sobre ciberseguridad es realmente un problema, y más en el ámbito industrial en el que en estos momentos estamos viviendo una masiva conexión de las redes OT con las redes IT e incluso internet. Esta falta de concienciación lleva a muchas empresas a centrarse en los beneficios funcionales que tiene la conexión de la red operacional y no tener en cuenta la ciberseguridad en estos proyectos.

Como consecuencia las máquinas y dispositivos industriales que además son altamente vulnerables -debido a que en su mayoría fueron diseñados para permanecer en una red aislada del mundo exterior e IT- quedan expuestos tanto a las redes ofimáticas/corporativas como directamente a Internet.

De hecho es preocupante que el número de dispositivos IIoT (Industrial Internet of Things) conectados directamente a internet sin ninguna protección perimetral, que en su mayoría son máquinas industriales, está creciendo un 60% cada semestre. Es un dato realmente alarmante.

I&M: Resulta complicado legislar sobre el uso de Internet y los nuevos avances sobre la tecnología ¿van más rápido que el control de los Gobiernos en esta materia?

O.L.– En materia de ciberseguridad realmente están surgiendo directivas europeas y legislaciones en los estados miembro realmente prometedoras. Quizás la ciberseguridad en general es un ámbito más conocido por los Gobiernos, el problema real está ligado a nuevas tecnologías como Blockchain, cuya adopción y crecimiento está siendo exponencial en los últimos meses.

Nos encontramos ante un cambio disruptivo difícil de legislar en muchos casos porque incluso los propios expertos no alcanzamos a vaticinar todos los posibles usos y aplicaciones que se darán en el futuro, es por ello que en este ámbito los Gobiernos quizás vayan un paso por detrás de las empresas. Empresas que debido a los potenciales beneficios de la adopción de Blockchain han comenzado a avanzar y experimentar a un ritmo vertiginoso.

I&M: ¿En qué consiste la tecnología Blockchain? Y ¿Cómo beneficia a la Industria 4.0?

O.L.– Blockchain cimienta sus bases sobre un registro incorruptible de transacciones o eventos digitales que se mantiene actualizado por igual en todos sus nodos o participantes. Así pues, blockchain permite generar relaciones de confianza entre desconocidos, descentralizando modelos de negocio y relaciones digitales. Además gracias a los contratos inteligentes (Smart Contracts) permitirá automatizar muchas de las transacciones que actualmente requieren de supervisión humana o de terceros de confianza.

La tecnología blockchain tiene diferentes usos en la Industria 4.0, algunos más inmediatos que ya se están pilotando e implantando como el de la trazabilidad, especialmente en aquellas industrias como la automoción o aeronáutica que parten con la ventaja de tener sistemas de serialización única de componentes. Este factor acelera en gran medida dicha adopción y permite realmente una trazabilidad y transparencia en la cadena de generación de valor, además de innumerables beneficios a cada miembro de la misma gracias a poder obtener una mayor información sobre el destino, uso e incluso explotación de sus componentes y bienes industriales.

Por otro lado tenemos que tener en cuenta que el dato industrial es la nueva materia prima de nuestras empresas, estos datos tienen un gran valor y a partir de los mismos se pueden generar nuevos modelos de negocio y servicio. Las Industrial Data Platform que permiten habilitar este tipo de explotación de los datos tienen como principal barrera la soberanía del dato industrial, y es precisamente en este ámbito en donde blockchain puede ser el ingrediente que nos faltaba para poder adoptar este tipo de mecanismos de forma masiva, tal y como estamos proponiendo dentro de la alianza  europea Industrial Data Space.

Blockchain y su carácter descentralizado también pueden ser una respuesta a la escalabilidad de la IIoT ya que debido a su exponencial crecimiento en los próximos años no tienen sentido las arquitecturas cliente/servidor que se están implantando a día de hoy ya que por un lado suponen silos dentro de las propias empresas, debido a las soluciones cerradas y poco interoperables propuestas por la mayoría de fabricantes. Por otro lado tener un punto central a través del cual se comuniquen los dispositivos IIoT conlleva innumerables problemas de escalabilidad e incluso un mayor coste de despliegue.

En este ámbito de interrelación e intercambio de valor de las propias fábricas inteligentes y dispositivos inteligentes dentro de la IIoT surge además un nuevo concepto denominado “machine economy” que realmente es un salto cualitativo en la industria. Gracias a que blockchain ofrecerá a nuestras máquinas y dispositivos un registro confiable de información y un sistema de intercambio de valor digital podremos dotar a nuestras fábricas y dispositivos de una mayor autonomía y toma de decisiones, potenciando así la adopción de otras tecnologías como la Inteligencia Artificial.

En definitiva gracias a la veracidad y confianza que nos aportará blockchain podremos llegar a unos niveles de automatización mucho mayores en nuestras industrias, especialmente en escenarios de cooperación y delegación de la producción en los que las propias máquinas y fábricas inteligentes podrán colaborar e intercambiar valor de cara a alcanzar un objetivo industrial común.

I&M: Quizá muchos no sepan que el primer proyecto basado en esta tecnología es la conocida moneda  Bitcoin

O.L.– Efectivamente, bajo el alias de “Satoshi Nakamoto” a finales de 2008 se lanzó el diseño de Bitcoin y fue desplegado a principios de 2009. Para el desarrollo de la “criptomoneda perfecta” Nakamoto diseñó una arquitectura de ciberseguridad compleja que resolvía muchos de los retos que hasta ese momento frenaban la adopción masiva de criptodivisas.

Para resolver dichos retos ideó la tecnología blockchain que posteriormente investigadores y tecnólogos de todo el mundo estamos evolucionando y adaptando a otros usos muy diferentes del diseño inicial, pero que igualmente suponen un salto cualitativo en otros dominios, como en su día lo supuso en el ámbito de las criptomonedas.

I&M: El centro de investigación y desarrollo tecnológico Tecnalia ha puesto en marcha el primer Laboratorio Industrial de Blockchain ¿cuáles son las cuestiones sobre las que Tecnalia investiga en la actualidad?

O.L.– Nuestro laboratorio, pionero a nivel europeo permitirá a las empresas: conocer casos de éxito, experimentar, realizar ensayos de soluciones tecnológicas y modelos de negocio para su consiguiente puesta en marcha.

Las empresas, clusters, asociaciones empresariales y Digital Innovation Hubs podrán así hacer uso de nuestras soluciones blockchain dirigidas al ámbito industrial para poder validar de forma ágil los beneficios de la tecnología blockchain en sus industrias.

Pretendemos democratizar la tecnología blockchain en el ámbito industrial, y que emprendedores o empresas puedan pilotar casos de trazabilidad o gestión de la soberanía del dato industrial en cuestión de semanas. Además podrán utilizar nuestras instalaciones pioneras para ensayar las soluciones de fabricación avanzada, energía o automoción sin que ello suponga una interrupción de sus operaciones.

I&M: La tecnología Blockchain se emplea en aspectos como la trazabilidad ello requiere del uso de la Inteligencia Artificial y muchos se preguntan si este tipo de aplicaciones y su interrelación con el desarrollo de robots supondrá un incremento del desempleo. ¿Hacia dónde camina el futuro laboral? ¿Qué ventajas tiene este sistema?

O.L.–  El tejido industrial se encuentra en plena transformación, el paradigma de la industria 4.0 nos llevará a una industria mucho más flexible, cooperativa y autónoma, en donde vehículos autónomos y robots trabajarán en entornos de coworking con humanos.

Blockchain es una tecnología habilitadora de este nuevo paradigma industrial que nos permitirá fabricar productos mucho más personalizados e inteligentes en series cortas, frente a la actual producción en grandes lotes. La fabricación de productos mucho más personalizados volverá a acercar la producción de éstos a la demanda, teniendo un mayor impacto en los tejidos industriales asiáticos cuya especialización actual son las grandes series a precios muy ajustados.

No obstante este nuevo paradigma que puede ser una gran oportunidad para Europa también requerirá de la transformación de muchos puestos de trabajo, y es ahí donde debemos de comenzar a focalizar parte de nuestros esfuerzos.

I&M: ¿A qué se refiere cuando habla usted de “la soberanía del dato”?

O.L.– El dato industrial es una nueva fuente de ingresos, y la base de nuevos productos y servicios en el ámbito industrial. Es por ello que las empresas cada día están más sensibilizadas con proteger sus datos en las relaciones que tienen con el resto del ecosistema.

Muchas empresas a día de hoy podrían estar explotando el valor de sus datos y beneficiándose de información de otras organizaciones de su ecosistema pero no existen mecanismos que permitan garantizar a estas empresas un control sobre el uso y explotación que terceros pueden realizar con dichos datos. A nivel general las empresas sienten que una vez que ofrezcan sus datos al resto del ecosistema éstos podrán ser explotados sin su conocimiento, y que si dichos datos generan un valor secundario no podrán tener una trazabilidad de dichos beneficios.

Todo ello cambia con blockchain, una tecnología que surge para ofrecer una certeza, confianza y trazabilidad de activos digitales, que en el caso que nos ocupa son los datos industriales.

I&M: ¿Cómo aplicar este sistema a las llamadas fábricas inteligentes?

O.L.– Como ya anticipábamos las fábricas inteligentes podrán ser mucho más autónomas gracias a poder trabajar sobre un registro de información confiable como es blockchain. Gracias a una fuente de datos confiable y al uso intensivo de contratos inteligentes (Smart Contracts) las fábricas podrán intercambiar valor, delegar su producción, cooperar para la consecución de un bien industrial común, etc. Todo ello sin la supervisión manual que hemos introducido en muchos ámbitos de relaciones con terceros debido a la falta de confianza en las fuentes de información digital.

Además este tipo de operaciones nos abre un nuevo ámbito de relación entre la oferta y la demanda, habilitando incluso nuevos Marketplaces Industriales descentralizados que basándose en la tecnología blockchain permitan incluso que una fábrica inteligente pueda registrar una solicitud de materia prima, componentes, procesos industriales especializados, etc. y que otras fábricas inteligentes y proveedores puedan ofertar directamente sobre la blockchain de forma automática respetando las condiciones de calidad, tiempo, etc. marcados por la demanda. Como consecuencia blockchain podría formalizar el Smart Contract con la mejor oferta en términos objetivos y automáticamente gestionar incluso los pagos, logística, etc.

I&M: Y ¿en el IoT?

O.L.– El IIoT se beneficiará del potencial de blockchain para poder intercambiar valor entre desconocidos, en este caso entre cosas, y de una arquitectura mucho más interoperable e incluso resiliente y escalable. Pero más allá de los beneficios funcionales/operacionales para el IIoT, lo que realmente veremos es una transformación radical en la forma de concebir el IoT en general y como no podía ser de otra forma el IoT industrial.

Estamos ante un nuevo cambio de paradigma ya que si inicialmente los dispositivos IoT principalmente eran sensores, y posteriormente también nos permiten interactuar con el mundo físico (sistemas ciberfísicos), en el futuro estos dispositivos y máquinas formarán parte de la economía de las cosas (machine economy) que además de obtener información y actuar sobre el entorno operacional les permitirá ser autónomos e incluso poder ser parte de una dimensión  económica vendiendo sus datos, comprando datos de terceros para complementar su información de cara a maximizar su eficiencia, comprar materias primas o solicitar mantenimientos predictivos, entre otras acciones.

I&M: Usted es experto en Ciberseguridad, ¿cómo debe responder una empresa o autónomo ante un problema de seguridad cibernética?

O.L.– Afortunadamente contamos con diferentes CERTs como el CERTSI (Cert de seguridad e industria) a nivel estatal gestionado por INCIBE o de especialización regional como el BCSC (Basque Cybersecurity Centre) o CESICAT que prestan servicio de respuesta a incidentes a nuestro tejido industrial.

La primera acción ante cualquier incidente debería de ser contactar con estos equipos especializados que nos ayudarán a gestionar la incidencia, incluso si ésta implica un delito nos facilitarán la coordinación para interponer una denuncia formal.

I&M: Hablamos de respuestas pero ¿quizá lo primordial será la prevención?

O.L.– Lo primordial es la concienciación y prevención. Debemos de analizar los riesgos y el impacto de los mismos para dimensionar la protección adecuada de nuestra infraestructura. Mientras que otros sectores ya han avanzado mucho en el ámbito de la protección y prevención el ámbito industrial todavía es uno de los sectores con más decadencias en ciberseguridad, muestra de ello es que en los últimos años el sector industrial en general es el que más incidentes de ciberseguridad ha sufrido.

I&M: ¿Está la Industria 4.0 lo suficientemente apuntalada en materia de ciberseguridad?

O.L.– Debemos ser conscientes de que la ciberseguridad total no existe, nos enfrentamos a adversarios con una formación, conocimiento y en algunos casos incluso presupuestos muy elevados. No obstante existen tecnologías y servicios para poder desplegar una infraestructura lo suficientemente robusta como para prevenir muchos de los incidentes que están ocurriendo en nuestro tejido industrial.

I&M: ¿Cómo evolucionan las redes de operaciones?

O.L.– La hiperconectividad general se está reflejando en nuestras redes de operaciones, actualmente la mayoría de empresas está conectando sus redes de operaciones a Internet y sus redes IT. Esta tendencia que ofrece muchos beneficios y flexibilidad para la gestión y coordinación de nuestra red de operaciones debe hacerse teniendo en cuenta la ciberseguridad desde un principio.

Abordar esta transformación sin tener en cuenta los aspectos de ciberseguridad nos llevará seguro a sufrir incidentes que en muchos casos supondrán una interrupción de nuestras operaciones y por tanto pérdidas económicas.

I&M: ¿Qué adversarios puede encontrarse una empresa y qué estrategia debe seguir?

O.L.– Los tipos de adversarios y motivaciones pueden ser múltiples, desde script kiddies y hackers a título personal, grupos criminales e incluso agencias de inteligencia extranjeras. Incluso empleados descontentos pueden suponer un gran riesgo, que aunque es mucho menos frecuente el impacto de un “insider threat” muchas veces puede suponer un daño mucho mayor.

Desde luego la defensa en profundidad mediante la incorporación de contramedidas de ciberseguridad redundantes en diferentes capas es la estrategia recomendada por todos los expertos.

I&M: ¿Y qué hay de las amenazas internas involuntarias?

O.L.– Las redes operacionales son altamente sensibles, un simple escaneo de puertos que es totalmente inocuo y habitual en una red IT puede provocar un fallo en un PLC e interrumpir el proceso industrial. Así pues deberemos de ser especialmente meticulosos con cualquier acción realizada en estas redes e involucrar a especialistas en el ámbito industrial que conozcan las limitaciones de estas redes.

Además los sistemas operativos que encontramos habitualmente en estas redes no están actualizados, incluso están descatalogados y no poseen un antivirus actualizado, es por eso que acciones como introducir un USB infectado con un malware que en la red IT no haya tenido el más mínimo impacto podría ser devastador para una red OT.

I&M: Un emprendedor que comience su aventura particular con su primer negocio, ¿dónde puede encontrar ayuda para proteger su empresa?

O.L.– Lo primero que deberá de tener en cuenta cualquier emprendedor es que sus soluciones o despliegues deberían de ser seguros por diseño (Security by Design) para evitar futuros problemas e inversiones mucho más caras en forma de parches de ciberseguridad. Concebir cualquier solución hoy en día sin ciberseguridad es una irresponsabilidad que podría incluso llevar a la ruina un proyecto empresarial viable y con un prometedor futuro.

Si se trata de definir y desplegar redes operacionales seguras existen diferentes alternativas en el mercado que podrán satisfacer sus necesidades y podrán ayudarle a crear una red operacional ciber-resiliente.

En el caso de empresas de producto la oferta es menos completa, y más aún cuando introducimos tecnologías como blockchain, inteligencia artificial, big data, etc. Es precisamente en este tipo de proyectos complejos donde los centros de investigación aplicada y desarrollo tecnológico como Tecnalia ayudamos habitualmente no sólo a emprendedores, sino también a las grandes corporaciones que realmente necesitan innovar y se encuentran con retos mucho más específicos y cuya solución no es obvia o no forma parte del estado del arte.

I&M: Por último, ¿Hacia dónde evolucionará la ciberseguridad en el futuro?

– Estoy convencido que el binomio formado por la inteligencia artificial y blockchain va a ser la base de la innovación y salto exponencial de la ciberseguridad a nivel mundial. Son dos tecnologías que por separado tienen un gran potencial, pero que en combinación suponen un salto cualitativo exponencial.

La ciberseguridad es una disciplina en constante evolución que además está constantemente retada por los diferentes tipos de adversarios. Debemos automatizar y dotar de inteligencia y confianza a nuestras herramientas, a día de hoy tecnologías basadas en reglas, conocimiento experto, firmas, etc. no son suficientes y debemos dar paso a estas nuevas tecnologías.

Sé el primero en comentar en «La industria 4.0 y el blockchain»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*