Guillermo Martínez, talento 4.0

Guillermo Martínez es Ingeniero en Organización Industrial. Inquieto y con gustos particulares, que le hacían pedir a los Reyes Magos cosas difíciles de localizar y que nada tenían que ver con los juguetes tradicionales, se propuso un buen día cómo mejorar la calidad de vida de personas mediante brazos protésicos 3D. En la actualidad está becado en Airbus en la base de Getafe aplicando los conocimientos adquiridos y el currículo aprehendido a través de su experiencia personal.

Foto de Guillermo Martínez

I&M: ¿Cómo y cuando nace en tu cabeza la idea de fabricar una prótesis 3D?

G.M.- Tras estar un mes probando mi nueva impresora, comienzo a pensar en realizar objetos de mayor tamaño, objetos con varias piezas, y pensé que una prótesis era lo más adecuado, ya que aparte de tener esas características, tendría un buen fin.

I&M: ¿Cómo funciona esta prótesis? ¿Cómo es?

G.M.- La prótesis “Vicky”, la cual es la innovación en este sector, es la que forma un brazo completo. Como sus predecesoras, se basa en un conjunto de cables tensores que al realizar un movimiento de hombro tensan y prensan los dedos de la prótesis, volviendo a su estado original gracias a unas gomas elásticas al volver a la posición inicial.

I&M: ¿Por qué en Kenia y el orfanato Bamba Proyect?

G.M.- Mi viaje al orfanato Bamba Project estaba organizado meses antes de que la impresión 3D llegase a mi vida. En diciembre de 2016 ya tenía los billetes para un viaje en verano al orfanato y ayudar en lo que me necesitasen. Fue un par de meses después cuando adquirí la impresora y añadí un plus a este voluntariado internacional.

I&M: ¿Cómo te sentiste y qué te dijo la primera persona a la que le pusiste la prótesis? ¿Qué persona te causó más impresión?

G.M.- Asante Sana Guille! (Muchas gracias Guille). Estaba nervioso por lo que pudiese ocurrir, que la prótesis no le cupiese o que no funcionase su mecanismo, pero todo fue genial y tanto las personas que recibían la prótesis, como yo, estábamos muy contentos.

I&M: ¿Cuál será el paso siguiente? ¿Sigues trabajando en su perfeccionamiento?

G.M.- Sí. Tras el viaje a Kenia no podía quedarme ahí, por lo que he creado el proyecto Ayudame3D, el cual pretende llegar esta segunda oportunidad a cualquier parte del planeta. Por ahora consiste en un bote virtual en el que la gente puede colaborar con el fin de mejorar los diseños, la velocidad de producción, los envíos, y cualquier otra acción que facilite el acceso de esta tecnología a cualquier persona que la necesite de manera gratuita.

I&M: ¿Con prótesis como la que has creado a cuántas personas calculas que se puede ayudar? ¿Has recibido muchas peticiones?

G.M.- Actualmente varias ONG’s y personas particulares me han solicitado prótesis de este tipo, por lo que la demanda existe. El número de personas que pueda ayudar solo depende de la cantidad de financiación que pueda conseguir. Actualmente he creado un presupuesto aproximado de 50 personas para el primer año.

I&M: ¿Has pensado en la fabricación de distintos tipo de prótesis para otras partes del cuerpo?

G.M.- Sí, las posibilidades de la impresión 3D son infinitas y ha habido personas que me ha solicitado otro tipo de ayudas. A corto plazo seguiré centrado en el perfeccionamiento de las prótesis de brazo pero no descarto la posibilidad de adentrarme en otro tipo de prótesis.

I&M:  Estamos en la era de la Inteligencia Artificial, el análisis de Big Data, la tecnificación y aplicación de la tecnología y robótica a todas las áreas de la vida. Ideas cómo la tuya ¿se pueden considerar el low cost de las prótesis biónicas? ¿Cuál es la diferencia con otras prótesis ya diseñadas?

G.M.- Sí, podrían considerarse como tal mostrando debidamente la gran diferencia con cualquier otra prótesis del sector. Las que he realizado hasta el momento presentan un mecanismo básico de prensión, adecuado para agarrar objetos y facilitar la vida cotidiana a personas con escasos recursos. Las prótesis que se encuentran actualmente en el mercado son mucho más sofisticadas, dotan de movimientos individuales de los dedos, diferentes tipos de prensiones y mayor humanización. No hay que olvidar que el proyecto Ayudame3D se quiere centrar exclusivamente en personas que no podrían permitirse nunca este tipo de facilidades.

I&M: ¿De dónde has sacado los fondos para sufragar los costes generados por la prótesis? ¿Las instituciones públicas o instituciones privadas te han ofrecido algún tipo de ayuda o subvención?

G.M.- Para la primera fase en Kenia todo fue costeado de mi bolsillo, pero tampoco busqué ayudas. Era un viaje que tenía pensado desde hace años y fui ahorrando para este. El área de Tecnología Electrónica de la Universidad Rey Juan Carlos me facilitó unas semanas antes de mi viaje una impresora 3D para realizar varias piezas que me eran difíciles de realizar en mi casa. Ninguna otra institución me ha facilitado ayuda pero yo tampoco se la he pedido. Prefiero la idea de que gente corriente sea la que ayude a gente corriente.

I&M: ¿La industria ha mostrado interés hacia tú invento? Porque no es excesivamente caro su coste final, ¿no?

G.M.- Tiene un coste aproximado de 35 euros por pieza. Existen muchas páginas en las que se pueden descargar de manera gratuita este tipo de prótesis para que cualquier persona con su impresora 3D pueda realizarla, por lo que personas particulares, sectores industriales, etcétera podrían realizar actualmente prótesis mediante impresión 3D.

I&M:  Laboralmente, ¿hacia dónde quieres enfocarte? ¿Cómo ves la evolución de la ingeniería industrial dentro de lo que se ha dado en llamar la Industría 4.0?

G.M.- Este es un claro ejemplo de Industria 4.0. Los accesos libres a diseños previos o el acceso a conocimientos de impresión 3D mediante vídeos o foros online ha permitido a este proyecto llegar a donde está actualmente. Mi meta laboral es el diseño industrial enfocado a los juguetes. Ayudame3D es un proyecto solidario que nada tiene que ver con mi vida laboral, utilizando mis ratos libres para progresar en la ayuda de personas sin recursos. Y así seguirá.

La impresión 3D es uno de los inventos que más ha revolucionado todos los sectores industriales, incluido el sanitario. A través de un proyecto crowdfunding, que podéis consultar en www.ayudame3D.org o en Facebook Ayudame3D Guillermo está recibiendo ayudas con las que seguir investigando y prestar su conocimiento para mejorar la calidad y el diseño de las prótesis, así como adaptarlas, hacerlas más ligeras, resistentes y facilitar la manufacturas y los envíos.

Be the first to comment on "Guillermo Martínez, talento 4.0"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*